5 razones por las que los vídeos online serán la respuesta al marketing del futuro

 

Todos aquellos que hayan navegado por internet en los últimos tres años probablemente hayan visto, al menos, un vídeo online. Estos contenidos ya lo ocupan todo, desde los perfiles sociales en los que se comparten vídeos divertidos de gatitos o e-mails entre compañeros de trabajo con vídeos sobre el éxito profesional, hastamarcas que presentan sus productos de nuevas formas creativas. Sea como sea, el consumo de vídeo online se ha disparado y no hay ningún indicio de que esto se vaya a acabar.

 

Pero si los pequeños vídeos online serán el principal contenido que se consuma en la web, las marcas tienen que empezar a aprovechar, de forma efectiva, todas las oportunidades que ofrece este nuevo entorno. Fast Company ha repasado 5 razones por las que el marketing tendrá que aprovechar el vídeo online en su propio beneficio.

 

1. Cada vez hay más usuarios que consumen sus contenidos de entretenimiento online
Todo tipo de estudios demuestran una vez tras otra que la gente utiliza internet para consumir vídeo. Según comScore, el usuario medio ve cerca de 22 horas de vídeo al mes, y la mayor parte de este tiempo lo pasa viendo vídeos en pequeño formato, cada uno de unos pocos minutos de duración. Esto indica que el mercado se está moviendo hacia la tendencia Facebook, es decir, pocos minutos de atención, contenidos rápidos que inspiren, provoquen y animen. Además, el uso de dispositivos móviles como tablets y smartphones hace que se disfrute más un contenido corto que vídeos largos.

2. Los anunciantes utilizan el vídeo online para atraer a las audiencias sociales
Para medir el poder de permanencia y la popularidad de una tendencia, hay una métrica infalible: ¿se puede ganar dinero con ella? Y para el vídeo online la respuesta es indudablemente sí. Los anunciantes han descubierto grandes formas de interactuar con las audiencias y crear consumidores fieles a la marca a través de vídeos online, especialmente al compartirlos en sus perfiles sociales. De hecho, cada vez hay más marcas que están alejando sus presupuestos de la publicidad tradicional para apostar por la creación de contenidos en vídeo online originales.

3. Las barreras para entrar son muy bajas
Los avances tecnológicos hacen que cada vez sea más fácil crear contenidos a un precio más bajo que nunca, con cámaras como las Canon 5D, 7D o 60D que se han popularizado como herramientas perfectas para grabar en vídeo. También es posible sacar grandes a un coste muchísimo más pequeño que el de hace unos años o conseguir una calidad de sonido casi de cine sin tener que desembolsar cantidades terribles de dinero. Aun así, los contenidos profesionales seguirán funcionando y ayudando a que el mercado no se sature en exceso, mientras que las buenas ideas tendrán al alcance todo tipo de herramientas para poder ver la luz y convertirse en el nuevo gran éxito viral, sea cual sea el presupuesto para desarrollarlas.

4. La calidad se está expandiendo
En relación con el punto anterior, el acceso a equipo de alta calidad a un precio razonable significa que hay más creadores de contenidos potenciales que pueden crear sus propios vídeos. Los jóvenes talentos tienen una oportunidad única ahora para entrar en el mercado y, como resultado, la calidad se expande a un ritmo incesante. Es cierto que los vídeos de gatos o de viajes mal grabados siguen ocupando cada rincón de YouTube, pero también existen comunidades como Vimeo en la que cada día se suben toneladas de contenidos visualmente increíbles.

5. Hay todo tipo de posibilidades de diseminación
Cualquiera que esté online conoce YouTube. Además, su capacidad para dominar el mercado no deja de aumentar. Pero lo cierto es que a no ser que seas músico profesional o busques crear el último éxito viral con un vídeo de tus amigos haciendo cañones caseros con botellas de refrescos, hay muchos otros sitios que pueden ser mucho más efectivos a la hora de difundir tus contenidos online. Es el caso de Vimeo, que recoge muchos de los mejores trabajos gráficos que recorren la red, pero también se pueden aprovechar las funcionalidades de Facebook, Twitter o Pinterest a la hora de compartir vídeos online, o incluso blogs y páginas webs que estén deseando compartir esos contenidos. En cada caso habrá que buscar el nicho más apropiado, porque están emergiendo canales especializados para cada materia que se pueda imaginar

 

 

Deja un comentario

Top