¿Planificar mi estrategia de marketing? Psss… y sus consecuencias

Como es sabido, el éxito en Social Media, viene dado a partir de una buena Estrategia de Comunicación basándonos en unos objetivos concretos a ser conseguidos a través de estos nuevos canales.

Para ello, debemos empezar por hacer un estudio de mercado y de la competencia, incluyendo un análisis DAFO de la empresa. No debemos olvidar que la persona a cargo de las Redes Sociales, debe conocer a la perfección la empresa y/o marca a la que están representando y por la cual van a desarrollar una estrategia. Por tanto, un Social Manager, debe seguir la estrategia creada y ser conocedor de todos los estudios realizados, tanto de la competencia, como sobre todo, propios.

Nuestra estrategia debe plantear una serie de aspectos, como por ejemplo, los objetivos de los que hablábamos antes, y, hay veces en los que no nos marcamos unos objetivos realistas, lo que puede provocar que nuestra estrategia no tenga la efectividad que queremos y por ello, nos frustremos. Si la estrategia que planteamos no es adecuada, lo más seguro es que haga que no tengamos éxito, pero, puede pasar algo peor, que se reviertan sus efectos explotándonos en la cara.

Un ejemplo: Rachel Brown es la dueña de una panadería pequeña inglesa que quiso mejorar y obtener beneficios, por lo que pensó que sería buena idea crear un cupón en el portal Groupon para vender más. Vendió más, sí, pero a un coste que no había previsto. Debido a la oferta que lanzó, se vio obligada a contratar a más personal y, por tanto, a gastar un dinero que no tenía, para poder atender las ofertas.

Con este ejemplo, queremos advertir a todos aquellos empresarios que cegados por conseguir el éxito con las ventas, hemos de tener claro cuales son nuestras limitaciones y pensar en las posibles consecuencias, que no podamos abarcar la demanda, etc. Hay veces que la estrategia no es la adecuada, y, por lo tanto, no obtenemos los resultados deseados, en este caso, el éxito desbordó a una pequeña empresaria.

Lo fundamental para nosotros es plantear una estrategia, como decimos, realista, que podamos realizar bien y de la que podamos tener el control siempre. Es necesario plantear en qué canales vamos a llevarla a cabo y de qué manera, así como al público al que nos vamos a dirigir. A lo mejor, si la señora Brown hubiese restringido su oferta a un público local, hubiese obtenido beneficios y no pérdidas, como fue su caso.

Es por eso que es fundamental segmentar bien el público y localizar adecuadamente nuestro target, nuestro público objetivo y dirigirnos a él, sin pretender abarcar más de lo que podemos. Recordar que el diseño de la estrategia debe ser llevada a cabo de forma conjunta, tanto de la directiva como del departamento de comunicación como de recursos, pues ellos podrán ver la viabilidad en caso de éxito.

Deja un comentario

Top