Google redefine “lo que es bueno”.

El mundo ya no es lo que era, lo hemos oído cientos de veces, vivimos en una nueva época. Una nueva era donde todo ocurre a un ritmo vertiginoso y la competitividad es el objetivo; donde todo gira alrededor de la información e internet es el rey de reyes.

 

Son muchos los esfuerzos que las personas y organizaciones hacen para adaptarse cada día a esta realidad en que vivimos y, desde el mundo del marketing, no hemos sido menos.

 

La competitividad del entorno demanda cada día una nueva genialidad y, aunque eso no siempre es posible, conseguimos definir las claves mínimas del éxito en la red.  Y es justo ahora, cuando todo parecía estar asentándose, que Google vuelve a cambiar las reglas del juego. El 24 de Abril de 2012 actualizó su algoritmo derribando a su paso a todos los sitios web que osaron ignorar sus directrices de calidad con dos nuevas herramientas: Google Panda y Google Penguin. Todo ha cambiado de nuevo.

 

Existe una premisa clave: el valor agregado del contenido. La calidad, la fidelidad de las fuentes, la veracidad de la información, la ética y el compromiso social son ahora valores indispensables.

 

¿Ha muerto el “posicionamiento”? No, sólo ha cambiado el juego. Las nuevas reglas son:

 

Crear contenido útil: Ya no basta con crear contenido de calidad, ahora también es necesario que responda a alguna demanda previa de nuestro público objetivo. Si no hay pregunta, no es necesaria la respuesta, con lo cual ya no estamos generando contenido de calidad.

 

Emitir el mensaje cuando puedan recibirloAsegura el impacto de tus mensajes enviándolos en los horarios de mayor actividad de tu target.

 

Responsabilidad y compromiso social.  El consumidor actual es una persona informada, crítica y experta. Comunica siendo responsable y comprometido si no quieres perder su confianza.

 

Crear contenido real y formativo. En primer lugar porque así contribuimos en la mejora  de la calidad global de la red y esto, a su vez, deriva en un trabajo en equipo que permite enriquecerse de otras persona. Pero, sobre todo, es importante porque sólo cuando se acepta la responsabilidad que se tiene con los clientes se llega a ser una verdadera empresa social.

 

Reflexionar. Bien es cierto que es Google quien ha planteado el cambio, pero ¿No es esto lo que el cliente ha reclamado siempre?

 

 


Deja un comentario

Top