Fidelizar con e-mail marketing.

Ya tengo mi base de datos y ahora, ¿Qué hago para mantener a mis suscriptores? Presentamos unos sencillos pasos para fidelizar a nuestros clientes.

A) Análisis de los datos.

Tras el lanzamiento de una campaña de e-mail obtendrás muchos datos en función del objetivo marcado: ventas, suscripción, apertura, respuesta a formularios o encuestas…

Separa los potenciales clientes de los actuales ya que el tipo de comunicación que vayas a llevar con cada uno de ellos será diferente.

Por otra parte, mira las tendencias. Analiza cuál es tu ciclo de compras que dependerá de si tu producto o servicio se consume durante una etapa determinada o no. Esto te permitirá saber cuál es el mejor momento para lanzar tus futuras campañas y alcanzar mayor conversión.

B) Mensaje y contenido.

Una vez has segmentado a tus usuarios potenciales y presentes debes enfocar el mensaje de una manera diferente a cada uno de ellos. Resulta importante utilizar Asuntos que causen impacto para facilitar la tasa de apertura de tus e-mails pero poniendo mucha atención a las palabras que utilices para no caer en los filtros anti spam y que tus correo electrónico sea enviado a la bandeja de correos no deseados.

C) Medición

No pensar que una campaña termina al lanzar un mail de forma masiva (aunque segmentada). Toda campaña debe tener prefijados unos objetivos, unas estrategias para conseguirlos y unas variables que dependerán de cada objetivo que te permitan medir cuales son los resultados obtenidos de cada campaña. Estos indicadores de medición pueden ser bien cuantitativos (números de suscriptores a una newsletter, volumen de ventas procedentes de la campaña, etc…) o bien cualitativos (características demográficas de los usuarios, hábitos de consumo, etc.…)

D) Próximos pasos

Tras la medición de resultados hay que pensar en qué medidas tomar para ir al siguiente paso. Observa cuantos contactos no han interactuado con tu empresa, si esta falta de acción es reiterada o es la primera vez. Aunque no lo creas conveniente, éstos usuarios no te aportan valor por lo que debes deshacerte de ellos. También puedes mantener a tus clientes antiguos algún tiempo más para ver si reaccionan en alguna campaña próxima.

Si alguno de tus contactos ha vuelto a tener algún tipo de actuación con tu empresa préstale especial atención, mantenlo separado del resto para controlar su comportamiento largo plazo.

Deja un comentario

Top