¿Y nosotros qué?

El interés de los consumidores por influir en el desarrollo del producto es cada vez más elevado. Éste es al menos el resultado de un reciente estudio, que demuestra que hacer uso del crowdsourcing (externalizar tareas) puede resultar ventajoso para las marcas respecto a la competencia.

 

 

 

 

Uno de cada dos encuestados desearía aportar su granito de arena al desarrollo y la mejora del producto. Esto influiría para bien en la imagen de la empresa, ya que un 63% indicó que su estima por la empresa aumentaría si fuese involucrado en el desarrollo del producto. Existe más que suficiente potencial, ya que el 28% de las empresas se preocupa mucho por la optimización del producto y sabría aportar ideas concretas.

 

Para respetar las ideas y los deseos de los clientes, muchas empresas ya apuestan por talleres interactivos y co-creativos.

 

Aun así, en muchas empresas se sigue trabajando con los métodos más conocidos y, a la vez, menos eficaces, como discusiones en grupo o brainstormings. En los talleres creativos, sin embargo, se trabaja con métodos adaptados a un fin concreto.

 

Por todo ello, tener en cuenta a los clientes en el proceso de desarrollo del producto se convierte en esencial y suma valor añadido al producto.

 

 

En Mandoo queremos saber qué piensas : )

 

 

 

Deja un comentario

Top